Actividades en la Ribera para esta semana

Esta semana (del 20 al 26 de Enero) podrás encontrar todo esto en La Ribera:

 

Miércoles de 19h a 21h, Asamblea del Zaidín de Stop Desahucios Granada 15M. Si tienes problemas de hipoteca, si quieres luchar por el derecho a la vivienda, puedes pasar. Más información en su web: www.afectadosporlahipotecagranada.com

 

_______________________________________________________________

 

Sábado de 18h a 20h Nueva Merienda del Zaidín. “Astronomía y literatura” a cargo de Emilio Alfaro, astrónomo e investigador del CSIC. Pasa un rato en buena compañía mientras merendamos y aprendemos.

 

_______________________________________________________________

 

 

Sábado de 18h a 20h, punto de información de Stop Desahucios Granada 15M. Por si quieres información sobre dónde acudir y cómo organizarte.

______________________________________________________________

Domingo de 11h a 13h reunión de la Asamblea Interprofesional de Granada. Para defender nuestros derechos laborales junto a otros trabajadores, unificando luchas y practicando la solidaridad obrera.

 

_____________________________________________________________

 

Domingo de 18h a 20h Ajedrez en La Ribera. Para jugar, aprender y pasarlo bien en compañía.

 

__________________________________________________________

Todo esto podrás encontrar en el Local de la Ribera esta semana. Y si no puedes pasar, no te preocupes, que estamos preparando más actividades que puedes conocer si nos sigues la pista.👀

Vientres de alquiler: No todos los deseos deben convertirse en derecho

A continuación os dejamos con un artículo publicado en El Megáfono, el periódico de la Asamblea Interprofesional de Granada. El Megáfono, Asamblea Interprofesional de Granada

Es de interesante lectura, ante un debate tan ardiente que está encima de la mesa.

Vientres de alquiler: No todos los deseos deben convertirse en derecho

Desde hace un tiempo hemos venido escuchando en los medios de comunicación la cuestión de la maternidad subrogada. Se ha logrado situar este tema en la agenda política como si se tratase de una demanda social creciente cuando la realidad nos muestra que no existe actualmente ningún movimiento social con relevancia política que esté reivindicando, en las calles, su regulación.

Algunos partidos políticos, bajo el paraguas de evitar la mercantilización del cuerpo de las mujeres y de la vida humana, se han posicionado en favor de su inclusión bajo una norma legal. Así, Ciudadanos elaboró un proyecto de ley de maternidad subrogada en el que, inicialmente, establecía como requisito para poder ser madre gestante el de tener acceso a “los antecedentes penales”. Así es como la ideología se enmascara detrás de las leyes supuestamente neutrales. Cuando Ciudadanos pedía los antecedentes penales de la madre gestante (sin pedir los antecedentes de los padres adoptantes), daba por hecho que la mujer que se sometiese a dicho proceso iba a ser una mujer pobre con un pasado probablemente delictivo.

Hace unos días, saltaban a la prensa las declaraciones sobre este tema de Mónica Oltra, quien señaló que había que dar una solución “al sufrimiento de las mujeres que quieren ser madres y no pueden serlo, también desde el punto de vista feminista”. El propio Íñigo Errejón hablaba, hace no tanto tiempo, de la maternidad subrogada definiéndola como “la voluntad altruista de donar una capacidad”.

El problema de este tipo de planteamientos es que se entra en los debates políticos sin pensar en quién es el sector social que está detrás de su inclusión en la esfera pública. Desde hace ya tiempo la izquierda ha perdido la capacidad de imaginar un mundo sin capitalismo. Sin embargo, muchos de quienes empezamos a militar, lo hicimos convencidos de que la felicidad del ser humano y la justicia solo se alcanzarían acabando con el Estado burgués y alcanzando así la sociedad sin clases. Derrotados y, asumiendo que este proceso iba a ser más lento de lo deseado, comenzamos a convivir en el Estado social, una conquista del movimiento obrero. De algún modo, se reducía el beneficio empresarial a costa de reconocer derechos sociales: vivienda, sanidad, educación, protección por desempleo, protección en la vejez, etc. Llegados a este punto, lo que debiéramos preguntarnos es para qué vinimos a hacer política (institucional o en la calle).

Y, sin duda, la respuesta debiera ser que vinimos a hacer política para tutelar los derechos de los nuestros y, más concretamente, los de la clase trabajadora. Partiendo de esta base, debiéramos preguntarnos en qué modo beneficiaría la maternidad subrogada y su regulación a la clase obrera.

Yo, particularmente, no percibo en qué manera las condiciones materiales de vida de los de abajo podrían verse mejoradas por la regulación legal de los vientres de alquiler, en un Estado en el que, sistemáticamente, se están recortando derechos a los obreros. Por tanto, si vinimos a defender a los nuestros, lo que debemos hacer es posicionarnos políticamente en torno a los problemas diarios de la clase trabajadora, que son la precariedad, las violencias machistas, el desempleo, la falta de acceso a una vivienda digna… Así, el debate no es el de dar solución al sufrimiento de las mujeres que quieren ser madres y no pueden. El debate es el de dar solución al sufrimiento de los hijos de la clase obrera que, viniendo de entornos desestructurados, acaban su infancia en un centro de acogida o de menores a la espera de ser adoptados o acogidos temporalmente.

La izquierda, que viene a defender a los suyos, tiene que situar en el centro del debate el derecho de los hijos de los pobres a tener una familia, teniendo presente que no existe el derecho de los adultos a tener hijos biológicos. No existe en el seno de la clase obrera un problema de maternidad o paternidad biológica frustrada, más allá de que nuestros compañeros trabajadores no puedan formar un proyecto de familia tan pronto como les gustaría, porque las condiciones de precariedad laboral y económica no se lo permiten. Por ello, las mujeres obreras reivindicaron el aborto público, gratuito y de calidad.

Por tanto, la mejor solución para acabar con el sufrimiento de las mujeres de clase alta que quieren ser madres y no pueden es agilizar los trámites para que adopten a un menor pobre. Cuidar a un hijo del proletariado, al hijo de una mujer obrera, que no pudo hacerse cargo de él, eso sí que es feminista, altruista y revolucionaria.

vientres de alquiler II

Glovo mata

A continuación os dejamos con el comunicado de la Asamblea Interprofesional de Granada ante la muerte de un trabajador de Glovo Glovo mata

La precariedad laboral mata

El sábado 25 de mayo, en Barcelona, moría un trabajador que repartía comida a domicilio. Había sido atropellado por un camión del servicio de limpieza. Llevaba en ese momento una mochila de la plataforma digital Glovo. Que se tenga constancia, es la primera muerte de un repartidor de estas compañías que sucede en España.
El hecho provocó la indignación de compañeros y trabajadores del sector que lo vinculan con la situación de precariedad donde compañías como Glovo niegan a estos trabajadores la consideración de empleados suyos, de trabajadores por cuenta ajena: Glovo fuerza a estos trabajadores a darse de alta como “autónomos” para lavarse las manos en todo lo relacionado con derechos laborales pues son “colaboradores” y no empleados.

Glovo mata II
Tras conocerse el fallecimiento de este trabajador se han convocado diferentes actos de denuncia a las puertas de la empresa para, además de recordar al compañero fallecido, exigir a la compañía un cambio en su política: bajo los eufemismos de economía colaborativa, riders, colaboradores y demás terminología lo que se oculta son formas intensivas de explotación de los trabajadores y suculentos beneficios para la empresa a costa de la precariedad y la falta de derechos de los currantes.
Así el trabajador fallecido operaba con la cuenta de un tercero, algo bastante habitual aunque la empresa lo rechaza: para conseguir tener mejores horarios es condición el estar el mayor tiempo posible activo en la aplicación lo que en ocasiones se traduce en jornadas de 12 y 13 horas diarias. El efecto es el aumento del riesgo en la conducción por el cansancio y el agotamiento. Esto está en sintónia con lo que organizaciones de trabajadores de Glovo como Free Rider destacan al señalar que la empresa incumple de manera sistemática todo lo relacionado con la prevención de riesgos laborales.
Frente a esta situación desde la Asamblea Interprofesional de Granada además de mostrar nuestro pésame a la familia y compañeros del trabajador fallecido, animamos a los trabajadores del sector a organizarse en todos lo lugares donde se encuentren, aquí en Granada también, para lo que les mostramos nuestro apoyo y nuestra disposición para facilitar lo que puedan necesitar para dar los pasos necesarios: desde asesoría jurídica a lugares de reunión pasando nuestros medios de difusión para servir de altavoz a sus reivindicaciones y cualquier otra cosa que puedan señalarnos.
Estos trabajadores cada vez son más visibles en nuestras calles, en nuestras ciudades. Cada vez están más presentes en nuestro día a día. Nosotros sí los reconocemos como trabajadores, como nuestros compañeros de clase y por ello tienen toda nuestra solidaridad. Unificar luchas. Solidaridad obrera.

Ni una muerte más en el tajo

Seguridad y convenio en el trabajo

logo inter

Actividades en la Ribera este fin de semana

CARTELERA. PROGRAMACIÓN PARA ESTE FIN DE SEMANA EN EL LOCAL DE LA RIBERA

Este fin de semana no puedes dejar de pasar por el Local de la Ribera porque podrás encontrar muchas cosas.

PELÍCULA

 

??Una película. Kimi no Na Wa (Your name) para el viernes con la asociación Ofag en sus “Tardes Friki”. Desde las 17,30. Más información en: http://akatsukigranada.org/2018/11/09/tardesfrikis-kiminonawa-your-name/

 

 

CHARLAS

??Un ciclo de charlas. El sábado desde las 11 de la mañana y durante todo el día, tendrán lugar las jornadas del Bicentenario de Karl Marx con charlas sobre población, feminismo, la cuestión nacional y otros muchos temas. Habrá comida, cuentacuentos y una exposición. Más información en: https://colectivolaribera.es/2018/11/08/hablemos-de-marxismo-hablemos-de-marx/

 

REUNIONES ABIERTAS  DE COLECTIVOS

??Esa misma tarde, a partir de las 17 horas, reunión de la Asociación Nosotras que engloba a trabajadoras del hogar que se organizan para luchar por sus derechos y hacer visible su situación.

 

 

 

?Sábado tarde a las 18 horas: estará abierto el punto de información de Stop Desahucios Granada 15M de la Asamblea del Zaidín??.

 

??El domingo a las 11 horas, si tienes problemas laborales, podrás asistir a la reunión de la Asamblea Inteprofesional donde se abordan cuestiones relacionadas con los derechos laborales y sirve como punto de encuentro para trabajadores de diferentes empresas y organizados, o no, en diferentes sindicatos, con empleo o sin empleo, siendo una ?herramienta para la práctica de la solidaridad entre trabajadores.

 

COMIDA SOLIDARIA

??Y ese mismo día, desde las 13 horas, habrá comida solidaria organizada por la Asamblea Feminista Unitaria en colaboración con la asociación de camareras de piso Kellys Unión.

 

 

 

 

Todo esto podrás encontrar en el Local de la Ribera este fin de semana.

Y si no puedes pasar, no te preocupes porque habrá más actividad que puedes conocer si nos sigues la pista. Toda la información en la web del Colectivo de la Ribera: https://colectivolaribera.es/

 

Vaya tela con La Tagliatella: Explota y despide

A continuación os dejamos un artículo de la Asamblea Interprofesional de Granada

Antes los despidos, cada vez menos resignación

Frente a un nuevo despido en la hostelería granadina, ahora en el restaurante La Tagliatella situado en la confluencia de Camino de Ronda con Recogidas, de nuevo nos encontramos con trabajadores que no se resignan. En este caso se trata de una trabajadora, Eva, que tras más de un año en la empresa, trabajando como camarera, se le ha comunicado que ya no se quiere seguir contando con ella.

Despido en la Tagliatella

Eva había trabajado en Madrid en otro establecimiento asociado a la misma empresa y allí las condiciones laborales eran tales que en sus contratos se reflejaba de manera más o menos correcta lo que sucedía en el centro de trabajo.

Sin embargo al venir a Granada se encontró con unas condiciones laborales muy diferentes: un contrato por turnos y no por horas, con carácter además de eventual. Así se encubría la jornada laboral real que desempeñaban: mientras se trabajaba en turnos de mediodía o de noche, laborando durante 24 o 25 horas semanales, sólo se cotizaba y se estaba dado de alta en la seguridad social por 9 horas con el consiguiente perjuicio a los derechos laborales presentes y futuros. Salarios por debajo de lo que marca el convenio, horas no cotizadas y no cobradas con el consiguiente fraude a la seguridad social, eran la norma y cuando había que ir un día como extra, por una jornada de 6 horas se cobraba un sueldo de 25 euros y en negro, sin dar de alta.

Todo esto en un establecimiento situado en un lugar privilegiado de la ciudad en el que se emplean, nada más que como camareros y camareras a 13 personas y que en temporada alta y en los fines de semana llega a emplear a todos los camareros de forma simultánea para atender a una selecta clientela.

Los problemas para Eva se agravaron cuando ante el cobro de la primera nómina se percató de que le habían pagado menos de lo que le correspondía. Había quien quería hacerse rico a costa de lo que no le pagaban a los trabajadores. Ante sus preguntas a los encargados y responsables, estos sólo pudieron darle excusas y justificaciones banales como que era problema de la asesoría. Y frente a esa situación, sabiendo que para reivindicar los derechos la mejor manera es estar organizado, se puso en contacto con el Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) del que en estos momentos es delegada de la sección sindical que hay en el restaurante.

Despido en la Pizzería La Tragliatella

Tras ser asesorada, comprobó que su contrato estaba, otro más en la hostelería granadina, en fraude de ley pues constaba como trabajadora eventual cuando tendría que ser un contrato indefinido. Ante esta situación solicitó por escrito a la empresa que su contrato se adaptara a lo que marcaba la ley y que en lugar de ser “por turnos” fuera por “horas” y que no iba a trabajar más horas de las que le marcara su contrato.

Ante esta situación desde el restaurante decidieron darle vacaciones y decirle que tras estas ya no se reincorporaría. Pensaban, además de explotadores son unos ingenuos, que esta trabajadora se iba a resignar y que se iría sin rechistar. No esperaban que, organizada como estaba, plantara cara en defensa de sus derechos laborales (que son también los de sus compañeros). Y que para esa defensa no iba a estar sola sino que contaría con el apoyo del sindicato en el que participa, el SAT, así como de otros colectivos como la Asamblea Inteprofesional.


En estos momentos se están desarollando diferentes acciones de protesta a las puertas del restaurante, exigiendo la vuelta de la compañera al puesto de trabajo con un contrato como el que la ley de reconoce: igual que en Jardines Alberto, igual que en la cervecería Agamenón, igual que en el restaurante Alameda, igual que en Domino´s Pizza, juntos y organizados conseguiremos que este conflicto se resuelva a favor de esta trabajadora.

La lucha es el único camino