Charla sobre la nueva reforma de las condiciones laborales de las empleadas de hogar

Charla sobre la nueva reforma de las condiciones laborales de las empleadas de hogar

En barrios como el nuestro, en el Zaidín, viven infinidad de trabajadoras que laboran en el sector del trabajo en el hogar: cuidan a nuestros mayores, realizan las tareas domésticas, liberando de estas a trabajadores y trabajadoras que trabajan fuera de casa. Son legiones pero sus niveles de organización, como en tantos otros sectores, son bajos por las enormes dificultades que tienen que enfrentar.

Las condiciones de trabajo de las empleadas del hogar han estado marcadas por la temporalidad, los bajos salarios y la falta de derechos. De ello ya hablamos en un artículo publicado anteriormente en nuestra web y que puede consultarse pinchando aquí.

Por eso, desde el Colectivo de la Ribera no podemos más que saludar la iniciativa que se va a desarrollar el próximo 19 de noviembre en el Local de la Ribera, en el Zaidín. Esta iniciativa está impulsada por la Asociación Nosotras que aglutina a trabajadoras del hogar. A través de la misma se pretende arrojar luz sobre la nueva situación que se ha abierto tras los últimos cambios legislativos.

Para conseguir este objetivo, tendremos la participación de la abogada (y compañera del Colectivo de la Ribera) Lizeth Rosa: nos pondrá al tanto de los cambios legislativos y sus efectos sobre las condiciones de trabajo.

Esta actividad, organizada por Nosotras, cuenta con la colaboración de otros colectivos como Stop Desahucios Granada 15M, colectivo en el que muchas de sus participantes trabajan en este sector, la Asamblea Interprofesional, espacio que trabaja para unificar las luchas de los trabajadores más allá del sector o de la organización en el que se encuentren, y el Colectivo de la Ribera que trabaja, entre otras cosas, en unificar luchas y colectivos que participan en el Local de la Ribera.

Animamos pues a participar a todas las trabajadoras del sector, a difundir esta información entre cada vez más trabajadoras para que conozcan con mayor profundidad sus derechos y para que aumenten los niveles de organización. Son estas dos maneras de avanzar para que este colectivo de trabajadoras puedan hacer valer sus derechos e intereses.

Dejamos aquí la informción sobre la convocatoria para que pueda ir planificando la asistencia:

📍:Lugar: Local de la Ribera, calle Santa Rosalía 18
🕰️: Hora: 17,30
🚌: Bus con líneas U3, 4 y 8
🚎: Metro con parada en el Estadio Los Cármenes

👁️Y si no puedes asistir, síguenos la pista👣 porque habrá más actividades y posibilidades de aprender y organizarse para defender nuestros derechos laborales.

La lucha de clases no se detiene ni en los barrios ni en los centros de trabajo

La lucha de clases no se detiene ni en los barrios ni en los centros de trabajo

Frente a los desahucios, los salarios de miseria y la explotación que sufre la clase obrera, el Colectivo de la Ribera llama a organizarse en espacios como Stop Desahucios Granada 15M o la Asamblea Interprofesional de Granada.

Tanto la Asamblea Interprofesional de Granada como Stop Desahucios Granada 15M intervienen en las luchas laborales y en la lucha por el derecho a la vivienda y contra los desahucios, luchas fundamentales para los trabajadores.

Ambos colectivos puedes encontrarlos en el barrio obrero del Zaidín, en el Local de la Ribera.

Todos los miércoles, la Asamblea del Zaidín, abierta a la participación de cualquier personas con problemas de vivienda, se reúne a las 18,30h en La Ribera.

La Asamblea Interprofesional de Granada, colectivo que surge para apoyar la lucha de los trabajadores por sus derechos laborales y por sus intereses como clase, se reúne el primer domingo de cada mes a las 11.00 horas también en La Ribera.

Los desahucios, los despidos, los bajos salarios y las jornadas interminables son el día a día para cada vez más sectores de la clase obrera. Clase obrera que vive en barrios como el del Zaidín y la que nos encontramos todas las mañanas en la parada del bus o del metro, en la tienda de la esquina, en la acera descargando una furgoneta de reparto o acompañando a alguno de nuestros mayores al ambulatorio. Todos los días la vemos por más que nos quieran hacer creer que la clase obrera ya no existe.

Y precisamente por esto, es fundamental que entendamos que estos problemas tienen un origen social, relacionados con lo que nos depara el capitalismo como clase. Por más que sean problemas que quieren que vivamos individualmente, son problemas que sólo podremos solucionar de manera colectiva.

Y por eso mismo sólo a través de la lucha organizada y colectiva podremos plantar cara y dar respuestas a estos problemas con perspectiva de ganar de manera definitiva y no de alcanzar una solución temporal que sea pan para hoy y hambre para mañana.

Porque la lucha de clases no se detiene

Unificar luchas, solidaridad obrera

Exitosa manifestación de camareras de piso que recorre Granada

Las camareras de piso se organizan para defender sus derechos frente a quienes las explotan

Este viernes 21 de octubre camareras de piso de diferentes hoteles marcharon en manifestación recorriendo las calles de Granada durante casi dos horas. La salida de la manifestación tuvo lugar desde las puertas del hotel Five Senses situado en la Gran Vía y finalizó a las puertas del Hotel Luna. La manifestación estaba convocada por el Comité de Apoyo a las Camareras de Piso, espacio donde se agrupan trabajadoras de diferentes hoteles y con distintas adscripciones sindciales como el SAT o Ustea.

En la ruta, las camareras de piso no estuvieron solas: contaron con el apoyo de organizaciones y colectivos sociales como la Asambles Interprofesional de Granada, la Unión Sindical Estudiantil e Izar así como participantes en las Marchas de la Dignidad, en el PCPA y en El Colectivo de la Ribera.

Luchar por los derechos laborales es luchar contra los desahucios

Especial mención merece el nutrido grupo de Stop Desahucios Granada 15M que participó en la movilización. Participación que se basa en un convencimiento claro: quien, sufre principalmente la lacra de los desahucios, en nuestro país, es la clase trabajadora. Y a esto contribuye de manera fundamental las condiciones laborales que cada vez más nos quieren imponer: salarios de miseria, temporalidad y precariedad y en definitiva el no respeto de las condiciones laborales que la ley marca a través de los convenios laborales.

La consecuencia de esta situación son las dificultades para poder pagar la luz y el agua, llenar la nevera y en última instancia pagar la hipoteca o el alquiler. Y cuando esto sucede, lo que viene a continuación es el verse en peligro de ser desahuciado.

Así pues es evidente que luchar contra los despidos y por mejores condiciones laborales y salarios más altos es también luchar contra los desahucios y en defensa del derecho a la vivienda como se recordó durante la intervención que desde Stop Desahucios Granada 15M se realizó al terminar la manifestación.

Una situación ante las que no se resignan las camareas de piso

La situación que se vive en el sector ha venido siendo pésima de manera general pero las condiciones laborales han ido a peor desde el momento en el que se reabrieron los hoteles en la ciudad tras el periodo de parón vinculado al Covid.

Este deterioro continuo de las condiciones de trabajo, con sueldos de miseria y jornadas laborales interminables, provocó ya respuestas por parte de trabajadoras del sector que empezaron a organizarse para poner coto a estos abusos patronales y frenar los despidos que se han intentado llevar a cabo contra aquellas trabajadoras que no se han resignado a esta situación.

Así en abril pasado, trabajadoras del Hotel Luna de Granada se organizaron para defenderse de los abusos patronales y mejorar sus condiciones laborales a nivel de jornada, de salarios y en definitiva para que se respetara lo que marca el convenio que rige la labor de estas trabajadoras. Sucede que estas trabajadoras son cedidas al hotel Luna por ATE Sistemas y Proyectos Singulares S.L, empresa que por el momento se está desentendiendo de todas las reivindicaciones de las trabajadoras: 11 trabajadoras han sido despedidas desde que se inició el conflicto y hay un reguero de juicios pendientes para exigir la readmisión de las mismas y el cumplimiento de las normas que marca la ley.

De igual manera en agosto también hubo despidos en el hotel Maciá Real de la Alhambra para acallar las voces, cada vez más numerosas, de las trabajadoras ante los abusos que cada vez son más díficiles de tolerar en nuestra ciudad. El último ejemplo son los impagos que se están produciendo a las trabajadoras de varios hoteles de la cadena Barceló a las que la empresa Alterna no les está abonando los salarios.

Frente a la explotación, organización, solidaridad y lucha obrera

Frente a este panorama la contestación es creciente: frente a las imposiciones para trabajar más horas de las que se está contratada, a cobrar menos de lo que marca el convenio, a no respetar los descansos con los efectos que esto tiene sobre la salud… con una lista de abusos e incumplimientos interminable, cada vez son más los motivos para organizarse que están encontrando estas trabajadoras.

Trabajadoras que viven en nuestros barrios, van a comprar a la misma tienda que nosotros, llevan sus hijos al colegio junto con los nuestros, tienen su médico en el mismo centro de salud que nosotros y en definitiva que son nuestras vecinas porque son lo mismo que nosotros: clase obrera que lucha y trata de resistir frente a la voracidad de unas patronales que son insaciables, que nunca están satisfechos con sus beneficios y que están dispuestos a sacrificarlo todo y a todas para seguir engordando sus ya enormes beneficios.

Y es que hay que recordar que la patronal hotelera no ha dejado de aumentar sus beneficios batiendo año tras año los record de ocupación turística, alcanzando este verano ya cifras similares a las de 2019.

Todo esto al tiempo que no han dejado de recibir ayudas y subvenciones públicas a través de bonificaciones a las seguridad social, incentivos a la contratación y ayudas directas de fondos europeos además de los ERTES que el gobierno facilitó durante la pandemia (lo que en la práctica supuso la nacionalización de los salarios de estas empresas)

Las movilizaciones van a continuar

Es evidente que con este panorama, la conflictividad va a aumentar pues cada vez son menos las razones para resignarse y mantenerse callados. Por ello es fundamental, porque afecta no sólo a un colectivo de trabajadoras, sino al conjunto de la clase obrera de nuestra ciudad y por extensión del resto de país, que cada vez más sectores de trabajadores se movilicen en apoyo de las reivindicaciones de estas trabajadoras.

La victoria de estas significará, sin duda, un acicate para otras luchas obreras al tiempo que la derrota de las mismas pondrá más difíciles las luchas futuras.

Por ello desde el Colectivo de la Ribera animamos a apoyar y secundar cuantas movilizaciones puedan venir impulsadas desde el Comité de Apoyo a las Camareras de Piso para seguir haciendo avanzar esta lucha. Llamamos al conjunto de las organizaciones sindicales de la ciudad a redoblar sus esfuerzos para implicarse y fortalecer esta lucha y animamos a colectivos y organizaciones sociales que se identifiquen con las misma a sumarse. Porque la victoria puede estar al alcance de nuestra mano si sabemos organizarnos y si sabemos aguantar y luchar.

Unficar luchas. Solidaridad obrera