La Ribera de Cine te espera

Este Viernes 19 de Julio 📆a las 22 horas, volvemos con una nueva sesión de cine al fresco en La Ribera.

Seguimos con una nueva película 🎬, en buena compañía. Como siempre puedes traer 🥪🍿bocatas, refrescos o palomitas para acompañar la película. Al final de la proyección, juntos, podremos conversar sobre la misma para seguir compartiendo y disfrutando.

La ribera de cine

🎞En esta ocasión proyectamos Amanece que no es poco, la excepcional película de José Luis Cuerda cuyo trailer os dejamos aquí:

Trailer Amanece que no es Poco

Nos vemos el viernes 19 de julio en el Local de la Ribera (Calle Santa Rosalía, 18, Zaidín)
🚌 U3, SN2, SN4
🚇 Parada Estadio Los Cármenes

Y  síguenos la pista 🚶‍♀️, ¡cada viernes una nueva película!

No te lo pierdas. Te esperamos

Este verano apúntate a la Ribera

Si te gusta las manualidades, no esperes más Apúntate

Desde el Local de la Ribera ofrecemos a aquellos niños y niñas que quieran participar un taller de manualidades. Contaremos con actividades diversa, con cine infantil, con día del agua, con huerto y un motón de cosas por hacer para este verano.

Es totalmente gratuito y abierto a todos los niñas y niñas que se animen.

Comenzará el próximo lunes 8 de de Julio. En el Local de la Ribera. En horario de 10 a 13h. Y será lunes y miércoles a lo largo de todo el mes de Julio y Agosto.

Te esperamos

 

 

Glovo mata

A continuación os dejamos con el comunicado de la Asamblea Interprofesional de Granada ante la muerte de un trabajador de Glovo Glovo mata

La precariedad laboral mata

El sábado 25 de mayo, en Barcelona, moría un trabajador que repartía comida a domicilio. Había sido atropellado por un camión del servicio de limpieza. Llevaba en ese momento una mochila de la plataforma digital Glovo. Que se tenga constancia, es la primera muerte de un repartidor de estas compañías que sucede en España.
El hecho provocó la indignación de compañeros y trabajadores del sector que lo vinculan con la situación de precariedad donde compañías como Glovo niegan a estos trabajadores la consideración de empleados suyos, de trabajadores por cuenta ajena: Glovo fuerza a estos trabajadores a darse de alta como “autónomos” para lavarse las manos en todo lo relacionado con derechos laborales pues son “colaboradores” y no empleados.

Glovo mata II
Tras conocerse el fallecimiento de este trabajador se han convocado diferentes actos de denuncia a las puertas de la empresa para, además de recordar al compañero fallecido, exigir a la compañía un cambio en su política: bajo los eufemismos de economía colaborativa, riders, colaboradores y demás terminología lo que se oculta son formas intensivas de explotación de los trabajadores y suculentos beneficios para la empresa a costa de la precariedad y la falta de derechos de los currantes.
Así el trabajador fallecido operaba con la cuenta de un tercero, algo bastante habitual aunque la empresa lo rechaza: para conseguir tener mejores horarios es condición el estar el mayor tiempo posible activo en la aplicación lo que en ocasiones se traduce en jornadas de 12 y 13 horas diarias. El efecto es el aumento del riesgo en la conducción por el cansancio y el agotamiento. Esto está en sintónia con lo que organizaciones de trabajadores de Glovo como Free Rider destacan al señalar que la empresa incumple de manera sistemática todo lo relacionado con la prevención de riesgos laborales.
Frente a esta situación desde la Asamblea Interprofesional de Granada además de mostrar nuestro pésame a la familia y compañeros del trabajador fallecido, animamos a los trabajadores del sector a organizarse en todos lo lugares donde se encuentren, aquí en Granada también, para lo que les mostramos nuestro apoyo y nuestra disposición para facilitar lo que puedan necesitar para dar los pasos necesarios: desde asesoría jurídica a lugares de reunión pasando nuestros medios de difusión para servir de altavoz a sus reivindicaciones y cualquier otra cosa que puedan señalarnos.
Estos trabajadores cada vez son más visibles en nuestras calles, en nuestras ciudades. Cada vez están más presentes en nuestro día a día. Nosotros sí los reconocemos como trabajadores, como nuestros compañeros de clase y por ello tienen toda nuestra solidaridad. Unificar luchas. Solidaridad obrera.

Ni una muerte más en el tajo

Seguridad y convenio en el trabajo

logo inter

Vivienda mercancía y desahucio

A continuación os dejamos el artículo sobre vivienda que fue publicado en el periódico El Megáfono número 61

Vivienda mercancía y desahucio

En los últimos tiempos estamos asistiendo a un progresivo cambio en el perfil de las personas que se encuentran con problemas para hacer efectivo el derecho a la vivienda. Tiene que ver con el aumento del número de personas que no pueden permanecer en la vivienda que habitaban ya sea porque sus caseros no le renuevan su contrato, ya sea por subidas del alquiler que no pueden afrontar: en definitiva personas que tienen que abandonar, en contra de su voluntad, el lugar donde vivían. Todo ello eso bajo la más estricta legalidad. Cada vez son más las voces que califican estos hechos como “desahucios invisibles”, hechos que esconden abusos y violencia inmobiliaria a la que los propios inquilinos se han tenido que resignar.

La vivienda es un derecho II

Pero ¿por qué se llega a esta situación? El motivo tiene que ver con el alza cada vez mayor de los precios de los alquileres de las viviendas que en lugar de dedicarse al uso residencial se destinan a pisos turísticos que reportan beneficios mayores para los propietarios, entre los que cada vez destacan más los grandes fondos de inversión que están marcando no la ausencia de política de vivienda por parte de las administraciones sino precisamente el establecimiento de un tipo concreto de política por parte de estas administraciones que beneficia este tipo de uso.

La vivienda es un derecho IVEl mejor ejemplo de este tipo de política fue la ley de arrendamientos urbanos que el Partido Popular modificó en 2013 y que se orientaba a ofrecer más garantías a los propietarios de viviendas, reduciendo la duración de los contratos de alquiler de 5 años a 3 años. El efecto subsiguiente ha sido que, con la finalización de numerosos contratos de alquiler firmados con las condiciones de los 5 años, los desahucios por impago de alquiler no dejan de crecer años tras años.

Y todo esto tiene que ver con la lógica del capitalismo, por la cual la vivienda es una mercancía más. Como tal mercancía tiene un valor de uso evidente que permite satisfacer una necesidad: posibilita tener un techo bajo el que cobijarse, descansar etc., pero tiene también un valor de cambio por el cual, para poder acceder a ella, estamos obligados a poder acceder al mercado, ya sea a través de una hipoteca -para convertirnos en propietarios- ya sea a través del alquiler. A esto se subordina todo lo demás. Es lo que tiene primacía. Esta mercancía se destina a aquello que posibilita un beneficio mayor y no necesariamente a aquello que socialmente sea más necesario.

La vivienda es un derecho. no a la gentrificaciónEsto no debería sorprendernos pues es de esperar, bajo el capitalismo. Otra cosa distinta es una ingenuidad que nos remite a la impotencia. Esta lógica es la que lleva por ejemplo a convertir el centro de nuestra ciudad en una especie de parque de atracciones para los turistas en la que los trabajadores sólo están en calidad de un engranaje más de esta “feria” como denunciaban los compañeros de la Asamblea Interprofesional en la última ruta en defensa de los derechos de los trabajadores de la Hostelería.

Aquí tenemos que ser muy claros. ¿Quiénes son los que principalmente están sufriendo esta situación? Pues como pasa siempre en el capitalismo las familias de clase obrera son las principales víctimas. Para ellas los datos nos remiten a que garantizar el cubrir esta necesidad básica, ya sea a través de la propiedad o a través del alquiler, puede suponer o incluso superar ya el 50% de sus ingresos (de ahí que cada vez más sea necesario que en una familia obrera trabajen fuera de casa más componentes de la misma, bajo las condiciones que sea) bajo la modalidad de propiedad o alquiler. Ingresos que hay que añadir que, para un porentaje nada desdeñable y cada vez mayor de la clase obrera, ni siquiera son capaces de garantizar las mínimas condiciones de vida. Eso es lo que nos presentan, de manera eufemística, como el hundimiento de la clase media.

La vivienda es un derecho III

Bajo el capitalismo la vivienda nunca será un derecho sino que siempre será una mercancía. Eso lo estamos aprendiendo los trabajadores de la peor manera posible con nuestro sufrimiento e incluso con nuestras vidas. Y no podemos olvidarlo en los tiempos que están por venir de eso que llaman “las burbujas del alquiler”.

la vivienda es un derecho no una mercancía

¿Te gusta el Boxeo? ¿Te gusta el ajedrez?

¿Te gusta el Boxeo?

¿Te gustaría  aprender a jugar al ajedrez?

Pues ahora es el momento. Puedes participar en los talleres que se están desarrollando en el Local de la Ribera, en el barrio del Zaidín. Es totalmente gratuito y para todas las edades.

Si te interesa, vente, prueba y participa de formar asidua si te gusta.

También puedes mandarle esta información a tus amigos.

No te lo pieneses más y acércate.

Taller de Boxeo:

Los Viernes de 20h a 21:30h

Taller de Ajedrez:

Los Domingos de 18h a 20h.

 

Nueva Merienda del Zaidín: Legislación y derecho a la vivienda desde una perspectiva de lucha

Próxima Merienda del Zaidín 25 de Mayo a las 19h en el Local de la Ribera

Herramientas legislativas para la lucha y derecho a la vivienda

En la próxima sesión de las Meriendas del Zaidín que se celebrará el próximo sábado 25 de mayo a las 19 horas abordaremos, con el título de “Legislación y derecho a la vivienda desde una perspectiva de lucha” cuestiones fundamentales para hacerlo efectivo.

En concreto hablaremos sobre qué son los procedimientos de desahucio por precario, mecanismo utilizado por las entidades bancarias para para desahuciar a familias que se encuentran ocupando viviendas de su propiedad una vez que la justicia les haya negado la razón en los procedimientos penales de ocupación.

Esta merienda cuenta con la colaboración de compañeros de Stop Desahucios Granada 15M y se desarrolla para hacer que cada vez más y de mejor manera seamos capaces de defender el derecho a la vivienda de las familias frente a la especulación de la banca y el capital.

Así pues, acude a nuestra merienda y aprende en qué consiste este procedimiento judicial, cómo se desarrolla y cuáles son las vías de defensa jurídica que podemos plantear.

☕El café y el té corren de nuestra cuenta. ¡También habrá dulces!

Cómo llegar:

Bus: Línea 4, U3

Metro: Parada Estadio Los Cármenes

Merienda del Zaidín. Explotación en el trabajo: camareras de piso y trabajadoras del hogar

En la próxima Merienda del Zaidín reflexionaremos junto a trabajadoras del hogar, de la Asociación Nosotras y trabajadoras de hoteles, de la Asociación Kellys Unión sobre las condiciones laborales en estos dos sectores, caracterizados por la alta precariedad y la falta de derechos.

A través de este encuentro dialogaremos con las trabajadoras de Nosotras sobre el papel que el trabajo de cuidados tiene que jugar en nuestra sociedad. La Asociación Kellys Unión nos mostrará los efectos que la última reforma laboral tuvo sobre sus derechos laborales y sus condiciones de trabajo.

Las meriendas del Zaidín son un espacio para compartir y aprender. Reflexiona con nosotros sobre derechos laborales en las proximidades del 1 de mayo.

☕El café y el té corren de nuestra cuenta. ¡También habrá dulces!

Nos vemos el sábado 27 de abril a las 18:00 en el Local de la Ribera

(Calle Santa Rosalía, 18, Zaidín)

Bus: Línea 4, U3

Metro: Parada Estadio Los Cármenes

Y si no puedes venir en esta ocasión, síguenos la pista, ¡porque aún vamos a organizar más meriendas este año!

No más cortes de luz en los barrios obreros. Barrios olvidados

El pasado viernes 22 de Marzo tuvo lugar una manifestación contra los cortes de luz que sufre las familias en la zona norte de Granada. A continuación os dejamos el vídeo de la movilización y una reflexión de los compañeros del portal rebeldemule sobre la manifestación contra los cortes de luz en los barrios obreros de la zona norte de la ciudad de Granada.

Mucho se ha hablado de que el sabotaje en Venezuela a una central eléctrica ha dejado sin suministro a la población. Poco de que lo mismo viene sucediendo en las barriadas de Zona Norte de Granada, ciudad de la turbocapitalista España.

Lo que empezó siendo una medida excepcional de la trasnacional Endesa hace unos años, aplicada de manera irregular, se ha intensificado. Este invierno ha sido frecuente no disponer de más de dos horas diarias de luz. En los colegios, niños y docentes no han conocido los beneficios de la calefacción en un territorio especialmente frío. Los frigoríficos han pasado a hacer las veces de estante de cocina. El impacto en las personas mayores y dependientes está siendo demoledor. Los centros de salud viven en alerta sanitaria permanente. Como en «Captain Fantastic», la vida ha retrocedido al Neolítico, aunque no por propia voluntad.

Endesa, que espera incrementar en 6.300 millones de euros sus beneficios hasta 2021, suministra estos generosos cortes como contramedida a la proliferación de empalmes ilegales a la red eléctrica, triquiñuela de las mafias que de este modo abastacen a los huertos urbanos clandestinos en los que cultivan marihuana. Efectivamente, es esta una alternativa económica realista para 26.000 proletarios desarmados por una tasa de desempleo del 67%, de la cuál el 80% es de larga duración, un analfabetismo del 10 % y el golpe de que un 50% de sus hijos dejen los estudios tras la secundaria, según informa el compañero Mario Picazo, párroco de nuestra Señora de la Paz. Pero eso no se combate programando el desabastecimiento, sino con organizaciones independientes de clase, planes de empleo y bienestar social. Zona Norte es el laboratorio a escala de lo que el anarcocapitalismo aspira universalizar: un territorio devastado, desesperanzado, donde el imperio de la ley dependa del capricho empresarial, nuevo monarca absolutista, y no conozca rival.

 

Cuando vuelva la luz a Venezuela, por Isaac Rosa

CUANDO VUELVA LA LUZ A VENEZUELA

Cuando vuelva la luz a Venezuela veremos y quizás sabremos si el apagón de estos días es la última muestra de ineficacia y abandono en un país devastado económica y socialmente, o si ha sido un sabotaje a gran escala (hipótesis nada magufa: hace años que las potencias militares son capaces de colapsar las infraestructuras básicas de un país sin lanzar un solo misil).

Cuba atribuye el apagón en Venezuela a un "sabotaje" y "acto terrorista" de EE.UU.

Cuando vuelva la luz a Venezuela veremos y quizás sabremos todo lo sucedido en estos últimos meses, y que ahora no vemos. A veces se te acostumbran las pupilas a la oscuridad y acabas viendo algo, como el camión ese que ardió con ayuda humanitaria en la frontera colombiana. Los grandes medios han necesitado dos semanas para ver lo que algunos ya vieron (y denunciaron) el mismo día: que el fuego no vino del lado venezolano, sino de quienes acompañaban tan humanitarios camiones con cócteles molotov. La acusación a las autoridades venezolanas ocupó portadas y telediarios de medio planeta, pero el desmentido queda para páginas interiores, típico efecto secundario de la falta de visión en un apagón.

Cuando vuelva la luz a Venezuela veremos todo aquello que ahora no vemos, como ya pasó en otros países invadidos, atacados o desestabilizados. Volvió la luz y no aparecieron las armas de destrucción masiva, ni las catástrofes humanitarias, ni los crímenes contra la humanidad ni los terroristas, y a cambio la luz mostró países devastados, daños «colaterales», sociedades condenadas a retroceder décadas, gobiernos títeres y recursos saqueados.

Toda guerra, injerencia, golpe de Estado o revolución de colores va precedida de un apagón. O de varios apagones: el informativo es el primero, aunque de una vez para otra se nos olvida la vieja máxima de que «la verdad es la primera víctima de la guerra», que no es una frase de taza de desayuno sino una obviedad confirmada en cada conflicto. El apagón informativo no implica oscuridad sino todo lo contrario: mucha luz, tanta que deslumbra, ciega, quema. En el caso de Venezuela, dos décadas bajo una potente linterna y una lente de aumento, a menudo deformante.

Junto al apagón informativo, toda injerencia «humanitaria» va acompañada de un apagón legal: saltan los fusibles de la legalidad internacional, mandan los hechos consumados, que sientan precedentes y facilitan futuros quebrantos de la misma legalidad. En el caso venezolano, la descarada injerencia, evidente en el inédito episodio de los camiones (con dos países, Colombia y Brasil, facilitando una violación de fronteras), abre nuevos caminos para futuras injerencias.

No solo se apagan la información y la legalidad: también, por desgracia, nuestro juicio crítico sufre un apagón. No vemos, y a menudo no queremos ver. Un apagón que tiene mucho de amnesia: impresiona cómo en cada nuevo conflicto se nos olvida lo sucedido en anteriores conflictos, la intoxicación informativa que nos tragamos, la decepción al descubrir la verdad cuando ya era tarde. Otra vez nos desentendemos, nos conformamos con el tuit simplificador y las profecías autocumplidas, aceptamos reglas de juego con trampa y debates dirigidos.

Yo reconozco que no sé apenas qué pasa en Venezuela. Pero sí sé lo que pasó en Irak, Afganistán, Yugoslavia, Siria, Libia y tantos otros países. No soy indiferente al sufrimiento cierto del pueblo venezolano ni a su deterioro democrático, como no lo era con todos aquellos pueblos que no mejoraron sus vidas ni ganaron democracia tras ser invadidos, bombardeados o desintegrados, perdiendo a cambio la soberanía. ¿Nos volverá a pasar ahora? ¿Nos sorprenderemos e indignaremos una vez más cuando vuelva la luz? ¿No aprendemos?

Noticia publicada en eldiario.es

Próxima Merienda del Zaidín

Lo que no te cuentan de la enseñanza concertada

A través de esta merienda reflexionaremos con Pilar Mesa, profesora de enseñanza secundaria en un instituto público y delegada del sindicato CGT, sobre el origen y la situación actual de la enseñanza concertada.

Se mostrará como la política de la Junta de Andalucía no ha dejado de favorecerla con la consiguiente transferencia de recursos públicos a empresas privadas.

Además dialogaremos sobre el funcionamiento de los centros concertados y el papel que juegan en el entramado económico.

Las meriendas del Zaidín son un espacio para compartir y aprender. Reflexiona con nosotros sobre al escuela concertada frente a la pública. ☕️El café y el té corren de nuestra cuenta.🍵 ¡También habrá dulces!🍰

Nos vemos el sábado 30 de marzo a las 18:00 en el Local de la Ribera (Calle Santa Rosalía, 18, Zaidín)
🚌 Línea 4, U3
🚇 Parada Estadio Los Cármenes

Y si no puedes venir en esta ocasión, síguenos la pista 🕵🏾️‍♀️🕵🏼️‍♂️, ¡en los próximos meses vamos a organizar más meriendas!